Sábado, 13 Febrero 2016 00:00

Laredo dijo adiós al Carnaval

Escrito por 

Cientos de personas se han sumado esta tarde al entierro de la sardina con lo que Laredo ha puesto el broche al Carnaval 2016. 

 

El sepelio ha congregado a pesar de la constante lluvia a un nutrido cortejo de viudos y viudas que de luto riguroso han acompañado a la finada en su trayecto desde la Puebla Vieja hasta la playa Salvé. 

 

Los chicos del taller Moowan han vuelto a tirar de oficio para lograr que la difunta pareciera revivir entre vaivenes y vertiginosos ascensos y descensos por las angostas rúas del Casco Histórico pejino. 

 

Poco antes de las ocho de la tarde la plaza de la Constitución se ha ido poblando de dolientes y curiosos para asistir al desenlace final del Carnaval pejino.

 

Los integrantes del grupo de teatro Aldaba han dado vida a una representación en la balconada del antiguo Ayuntamiento.

 

A continuación la fúnebre comitiva se ha abierto paso a ritmo de las peñas y charangas, para iniciar el ascenso de la Ruamayor hasta la confluencia con la calle San Martín. En su periplo los porteadores de la sardina han puesto a prueba sus reflejos bajo las órdenes de un Blas Camino igual de exultante que siempre contemplando la entrega de sus colaboradores en el modelado de la artística talla. 

El descenso por la calle Santa María hasta la calle del Revellón se ha desarrollado a un ritmo vertiginoso que se ha frenado a la altura del antiguo Ayuntamiento para ofrecer los giros de rigor para disfrute de los espectadores.

 

Enfilada la calle López Seña, el séquito se ha adentrado en un arenal presidido por una enorme duna de arena fresca dispuesta días atrás para neutralizar los embates del temporal marino. A sus pies se ha improvisado una pira con cajas y cartones que han ardido con fuerza al contacto con una pequeña antorcha. 

 

En cuestión de minutos la enorme sardina quedó convertida en ceniza.

 

 

El Carnaval se despidió hasta el año que viene.

 

Showlist no está configurado

Visto 897 veces