Jueves, 12 Octubre 2017 00:00

ESTA MAÑANA, HAN TENIDO LUGAR LOS ACTOS CONMEMORATIVOS DE LA FESTIVIDAD DE NUESTRA SEÑORA DEL PILAR, PATRONA DE LA GUARDIA CIVIL

Escrito por 

Esta mañana  han tenido lugar los actos conmemorativos de la Festividad de Nuestra Señora del Pilar, Patrona de la Guardia Civil. Día en el que también está dedicado al Día de la Hispanidad.

 

El programa de actos programados por la 6ª Compañía de la Guardia Civil de Laredo ha dado comienzo a las 12 h. en la iglesia parroquial Santa María de la Asunción, con la celebración de la misa en honor de la Patrona que ha sido oficiada por el párroco de Laredo Juan Luis Cerro Aja.

 

A la misma han acudido el Alcalde de Laredo, Juan Ramón López Visitación, el Alcalde de Colindres, Javier Incera Goyenechea,  el Capitán Jefe Acctal. de la 6º Compañía de la Guardia Civil de Laredo, José Manuel Carazo Antón, el Patrón Mayor de la Cofradía de Pescadores San Martín de Laredo, César Nates Fernández, el Patrón Mayor de la Cofradía de Pescadores San Ginés de Colindres, José  Luis Bustillo, el Jefe del Destacamento de Tráfico de Laredo de la Guardia Civil, Héctor Manuel Fuertes Miguelez, el Jefe de la Policía Local de Laredo, Juan Carlos Veci, concejales miembros de la Corporación Municipal pejina, y los miembros del Cuerpo de la Guardia Civil de Laredo y, los del Cuerpo de la Policía Local de Laredo y, demás autoridades civiles y militares.

 

Numeroso público se ha acercado también a la iglesia parroquial para honrar a la Virgen del Pilar.

 

Durante la celebración de la Eucaristía ha tenido lugar la ofrenda floral a la Virgen del Pilar y , en memoria de los miembros del Cuerpo de la Guardia Civil fallecidos, acto al que ha seguido la interpretación al órgano  del Himno Nacional Español.

 

Una vez concluida la misa, se ha dado paso a las intervenciones institucionales. En primer lugar ha sido el Alcalde de Colindres, Javier Incera Goyenechea, quien ha tomado la palabra:

 

Buenos días a todos y a todas:

 

Autoridades eclesiásticas, civiles y militares.

 

Vecinos y vecinas.

 

Es para mi un honor poder compartir con todos vosotros este día del Pilar, Patrona de la Guardia Civil. Me vais a permitir que en primer lugar me dirija a los que hoy celebran su día. A los hombres y mujeres de la 6ª Compañía de la Guardia Civil de Laredo. Me dirijo a ustedes como Alcalde de Colindres, y en representación de los vecinos y vecinas de la villa hermana, en cual vivís algunos de vosotros. Admiro vuestro trabajo y quiero mostraros públicamente mi compromiso, mi respeto y lealtad. De manera especial en estos momentos convulsos que estamos viviendo. 6ª Compañía. Os admiro, os respeto y aprecio vuestro trabajo en pro de la seguridad y la convivencia en nuestros municipios. La Guardia Civil tiene una larga historia, forjada en el trabajo y la dedicación, una historia que os ha convertido en hombres y mujeres merecedores de un respeto. Sois buenos profesionales, entregados y ese es vuestro valor, valor que ponéis día a día al servicio de los ciudadanos. Vuestro trabajo es el garante del cumplimiento de las leyes y la seguridad de nuestra convivencia. Sed firmes en vuestro cometido. Tenéis el respaldo de todos aquellos que respetamos el estado de derecho y el marco Constitucional que entre todos, de manera libre, nos hemos dado. La situación que vive nuestro país en estos momentos es el reflejo claro de un nuevo fracaso de la clase política. Es un hecho y un derecho pensar distinto, incluso ver las cosas de manera distinta. Venimos de distintos puntos geográficos y sentimentales. Y la política es la herramienta para dialogar y consensuar el marco de convivencia que gestione todas estas maneras distintas de pensar y de sentir. La política es quien debe de dar unidad, consistencia, coherencia y protección a este país tan maravilloso como es España. Coincidiré con muchos de vosotros y  vosotras en que la única solución posible es apelar al diálogo. Un diálogo que evite la fractura y el enfrentamiento. Un diálogo que impida que se repitan episodios de nuestra historia que algunos ya dábamos por olvidados. Deben finalizar los monólogos que en nuestro país llevamos escuchando durante mucho tiempo y que sólo nos han llevado al caos y a la situación crítica en la que nos encontramos ahora.

Vivimos un momento en el que Cataluña y España están inundadas de banderas destinadas a acumular y enfervorecer sentimientos, cuando la realidad es que los nacionalismos nunca han servido para construir ciudadanía, las páginas más brillantes de la historia se escriben desde el patriotismo civil e inclusivo. Nuestra bandera, tiene que estar dispuesta a sustituir las palabras dignidad o indignación, por otras más útiles como empatía y respeto. Dejemos de hablar de pueblos y hablemos de ciudadanos. Es momento de que los ciudadanos nos exijáis a los políticos que hagamos política. Pero una política que no tiene que ver con utilizar los atriles para actuar como altavoces de indignaciones, ni tan siquiera de aspiraciones. Tampoco para decir lo que la gente quiere oír. Ni para desgastar al contrario. Estamos en un momento crítico de nuestra historia y hoy más que nunca la política debe de ser convicción y pasión. Debe de ser responsable y transformadora, que convierta la indignación en solución y la convicción en futuro.

Hoy más que nunca la política y los políticos debemos de tener la altura de miras suficiente para proteger la convivencia de los ciudadanos y la unidad de nuestro país. No es un reto fácil. Ninguna transformación lo es. La situación de Cataluña nos afecta a todos, pero está  claro que debemos de construir un futuro en el que entremos todos. Es imprescindible la unidad de las fuerzas políticas constitucionalistas y desde esa unidad y el diálogo deben liderar un proceso de reforma constitucional que fortalezca España, con sus distintas identidades que defina la distribución de competencias y que incorpore el modelo de financiación y de solidaridad entre todas las regiones, sin exclusiones. Afrontemos este momento como una oportunidad, surgida del caos. Una oportunidad para hacer nuestra España más grande, más inclusiva y más única si cabe.

Amigos y Amigas. Hoy Día de la Hispanidad quiero decir con orgullo que somos ciudadanos y ciudadanas de un país inmenso como es España y tenemos la obligación de protegerlo.

&ª Compañía: Ánimo, entereza y determinación. Gracias por vuestro trabajo, por vuestra protección y por vuestra entrega. Estoy con vosotros de palabra y de corazón.”

 

 

 

 

 

 

 

El Alcalde de Laredo, Juan Ramón López Visitación, se ha expresado en su intervención de la manera siguiente:

 

Señoras y Señores.

 

Una vez más tengo el honor de saludar hoy a los miembros del destacamento de la Guardia Civil en Laredo en nombre de la ciudadanía y de la Corporación Municipal. El Instituto – benemérito Instituto- fundado por el Duque de Ahumada hace 173 años ha instituido este día como su fiesta patronal corporativa. Les deseo que disfruten de esta fiesta de la Virgen del Pilar de 2017 con el compañerismo que es signo de identidad entre ustedes.

Las fiestas familiares sirven también para recordar a los compañeros y compañeras que se han ido ya para siempre. Propongo que nos unamos a su recuerdo especial a los guardias civiles que han servido en Laredo a lo largo de los años y que ya han fallecido. Nuestro homenaje a todos ellos.

Deseamos sobre todo que pasen un feliz día con sus familias. Ojalá  sientan todos ustedes hoy el afecto y el respeto a la dedicación profesional y  al servicio público, que los laredanos y las laredanas profesamos a los miembros del Destacamento de Laredo.

 

Señoras y Señores. No olvidamos el esfuerzo y el sacrificio que ustedes protagonizan todos los días del año en cumplimiento de los objetivos de su misión entre nosotros. El trabajo que a ustedes tiene encomendada la sociedad es garantizar la seguridad, un aspecto fundamental para la vida comunitaria. El mantenimiento constitucional del orden público. La garantía para que los ciudadanos y las ciudadanas se sientan protegidos frente a los peligros, en los más variados terrenos, en las circunstancias más insospechadas que pueden acaecerles.

Verdad es que en la mayor parte de nuestras vidas, las personas concretas no precisamos protecciones especiales de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Habitualmente las familias, los colectivos, los individuos nos sentimos seguros en general. El orden, el respeto de unos hacia otros, la garantía de los derechos de unos frente a los derechos de otros es la situación normal en la sociedad española.Porque somos un país de orden, un país moderno, generalmente educado y civilizado. Y sobre todo porque estamos amparados por una Constitución desde hace casi cuarenta años. Vivimos en un Estado democrático donde las personas disfrutamos en plenitud de nuestros derechos y de nuestras libertades. Los tenemos garantizados. Una Constitución aprobada entonces por el pueblo español consagra para todos nosotros la libertad, la justicia, la igualdad ante la ley, la solidaridad y el derecho a pensar, opinar y organizarnos dentro de un marco de pluralismo político. Son los principios básicos de la convivencia entre todos los españoles.

Pero una ley por sí misma, aunque sea la ley de leyes no nos libra de los peligros en todas sus formas. No nos vacuna. Lo sabemos, somos conscientes, y por eso valoramos tanto a los cuerpos que tienen a su cargo en último término, la responsabilidad de garantizar esos grandes principios a la sociedad y a las personas. Dan a las personas la seguridad y la protección para que puedan sentirse libres, para que sean protegidas ante situaciones injustas, para ayudarlos cuando se ven avasallados por la mayor fuerza o ferocidad de otros, para socorrer a los que sufren percances, para proteger a los débiles, para impedir los abusos.

Gracias a la Benemérita una vez más por ser el instrumento más cercano que tiene el Estado para llegar al ciudadano en peligro, en situación de debilidad. Gracias por identificar y perseguir el delito. Gracias por su proximidad al foco del conflicto.

Recordaba el año pasado en tal fecha como hoy el significado de la palabra “Benemérita”, con el que se suele calificar a la Guardia Civil. “Benemérita” es aquella persona o institución a quien se reconoce que “merece premios y agradecimientos por sus servicios”.

El servicio que realiza la Guardia Civil es el de garantizar la protección de los ciudadanos frente a los delitos y las amenazas. Es asegurar el cumplimiento de las leyes. Es conducir ante la justicia a quien las conculque. Es defender el libre ejercicio de los derechos. Es garantizar el ejercicio de las libertades. Es preservar la seguridad ciudadana.

A quienes hacen realidad esos cometidos es verdad que no les preocupa ser denominados como meros “números”. Pero todos sabemos que son hombres y mujeres concretos. Que tienen nombres y familias. Que tienen pensamientos y sentimientos.  No son máquinas, ni simples herramientas sin corazón. Son personas. Por eso quiero poner de manifiesto mi solidaridad personal y estoy seguro que también la de todo el pueblo de Laredo por el compromiso algunas veces incomprendido que ustedes asumen en las misiones más delicadas y conflictivas a las que son enviados, como ha ocurrido estos días en Cataluña.

No debemos perder de vista que la sociedad les ha encomendado la defensa de la ley y la protección de las personas. La fuerza es instrumental, la confía la sociedad a sus manos y siempre bajo la dirección de la autoridad constitucional y el sometimiento al poder judicial.

En los conflictos ustedes siempre ocupan la línea más caliente. Cuando el conflicto pasa, la ciudadanía debe reconocerles a ustedes esa posición comprometida que ustedes se han esforzado en ocupar con profesionalidad.

Conflictos políticos tan enconados como el de Cataluña tienen el origen en los fracasos y en las ineficiencias de los representantes políticos y sus decisiones. Cuando la guardia civil llega a esos conflictos lo hace para ejecutar decisiones que no han conseguido suficiente vigor en los procedimientos de diálogo parlamentario.

Si hubieran acertado las fuerzas políticas, si hubiera acertado la sociedad en su articulación democrática y en el respeto a los procedimientos, ni la Guardia Civil ni la Policía Nacional habrían sido noticia estos días y las imágenes que hemos lamentado no existirían.

Reivindico par la Guardia Civil su verdadera esencia dentro de la arquitectura democrática del país. Sus esfuerzos de cercanía al ciudadano, su calidad de actuación, su versatilidad para estar en todos los escenarios y ser especialistas en todo tipo de situaciones, su disponibilidad instantánea. Y su espíritu de servicio verdadero signo de identidad de su profesión. Lo único que quiero transmitirles hoy, en el día de su fiesta es el agradecimiento sincero de los laredanos.

El agradecimiento del alcalde. Desde mi felicitación por la tarea constitucional que tiene encomendada de vigilancia, protección y garantía de la libertad individual y colectiva de todos, pido que se unan a mi voz y digan conmigo ¡Viva la Guardia Civil!.

Gracias señoras y señores.” 

 

El Capitán Jefe Acctal de la 6ª Compañía de la Guardia Civil de Laredo, José Manuel Carazo Antón, cerró el turno de intervenciones institucionales:

Ilmos. Señores Alcaldes de los municipios de Laredo y Colindres, Patrones Mayores de las Cofradías , miembros de las Corporaciones Municipales, Señores Jefes y miembros de la Policía Local y otros cuerpos, autoridades civiles y militares, Señoras y Señores, compañeros Guardias Civiles, familiares, amigos todos:

 

Gracias en primer lugar Reverendo Padre Don Juan Luis Cerro, por permitirnos, dadas las singulares circunstancias, prolongar el solemne acto en esta iglesia para dirigirnos a todos aquellos que nos acompañan en un día tan especial para nosotros.

Celebramos un año más la festividad de la Patrona de la Guardia Civil, la Santísima Virgen del Pilar y me corresponde, como Capitán al mando de la Sexta Compañía de este Cuerpo en Cantabria, dirigirles unas breves palabras, con las que espero poder hacerles llegar mi agradecimiento por acompañarnos en nuestro día y transmitirles el orgullo que siento por vestir este uniforme, en mayor medida si cabe, hoy.

Desde su creación, hace ya más de 173 años, los miembros de la Guardia Civil se han caracterizado por hacer alarde de una serie de valores, que tan acertadamente supo plasmar en la Cartilla del Guardia Civil nuestro fundador, D. Francisco Javier Girón y Ezpeleta, II Duque de Ahumada.

Honor, sacrificio, lealtad, disciplina, abnegación y espíritu benemérito, son principios que han guiado la actuación de todos nosotros, Guardias Civiles, desde entonces. Así ha sido en cada camino, en cada aldea, en cada municipio, en cada Comunidad Autónoma, en todos los rincones de nuestro país, pero siempre con el mismo objetivo, servir a la sociedad a la que pertenecemos, de la que hemos nacido y a la que nos debemos como servidores públicos.

Para ello hemos sabido evolucionar, adaptarnos a la continua metamorfosis social e integrarnos entre nuestros conciudadanos, tratando de cumplir rigurosamente el mandato del artículo 104 de nuestra Carta Magna de proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana.

Hoy más que nunca, en momentos tan difíciles para España como los que vivimos, aquel precepto Constitucional, los Poderes Públicos y nuestra ciudadanía, demandan que seamos fieles a nuestro deber y que como nos conminó nuestro fundador, desempeñemos nuestras funciones con dignidad, prudencia y firmeza, allí donde las circunstancias lo requieran, en defensa de la libertad, la legalidad y la integridad del Estado.

Pero por supuesto también hemos de seguir haciéndolo aquí, tratando de que nuestra sociedad, esta otra más cercana que sigue requiriendo nuestra cotidiana intervención, continúe siendo segura, permitiendo que sus ciudadanos convivan en armonía y paz.

Agradezco, en nombre de todos mis compañeros y en el mío propio, las muestras de apoyo y sincero reconocimiento que estamos recibiendo estos días. Son para nosotros estímulo para continuar fieles a nuestra tarea.

Gracias también a nuestras familias por su incondicional aportación a esta labor.

Quiero finalizar recordando a todos aquellos Guardias Civiles que por distintos motivos no se encuentran hoy entre nosotros. Para ellos nuestro sentimiento más emocionado.

Me hubiera gustado poder invitarles a festejar con nosotros este día, pero por decisión institucional, la cual secundo de modo convencido, se ha acordado suspender todos los actos festivos y lúdicos, como muestra de apoyo y solidaridad con nuestros compañeros, destacados o destinados en Cataluña, y con sus familias, a quienes esta difícil situación está afectando profundamente. Espero que el devenir de los acontecimientos nos permitan pronto compartir juntos esos momentos de alegría.

Gracias a todos por acompañarnos y que el Manto de Nuestra Patrona nos proteja a todos.”.

 

Los actos de la Festividad de Nuestra Señora Virgen del Pilar, Patrona de la Guardia Civil y, también Día de la Hispanidad, finalizaron entonando el Himno a la Virgen del Pilar.

 

Este año, los actos festivos y lúdicos que se venían celebrando en el Polideportivo 2 de Laredo, por decisión institucional de la Guardia Civil quedaron suspendidos como muestra de apoyo y solidaridad con los miembros del Cuerpo de la Guardia Civil, Policías y familiares destinados y desplegados en Cataluña. 

 

 

 

Visto 116 veces